La diabetes es un síndrome metabólico crónico causado por la deficiencia total o parcial de insulina, dando lugar a la elevación de los niveles de azúcar en sangre (hiperglucemia). Recientemente se ha demostrado la fuerte asociación que existe en aquellos pacientes con unos niveles de azúcar elevados (diabetes no controlada) y la aparición de problemas orales y dentales, como por ejemplo la enfermedad periodontal.

Si eres diabético, sigue leyendo para saber como tener un cuidado adecuado de los dientes y las encías.

 

Enfermedades bucodentales y diabetes

 

Los pacientes diabéticos tienen un mayor riesgo de sufrir infecciones u otras patologías orales, especialmente si se tiene un mal control de la enfermedad. Podemos destacar las siguientes patologías:

a) Caries: se ha demostrado que la incidencia y la agresividad es mayor en los pacientes con DM. Concretamente en el desarrollo de la DM tipo II (del adulto) tienen un papel muy importante el estilo de vida y los hábitos dietéticos. Una ingesta elevada de azúcares, será un factor de riesgo para la diabetes y para la caries (enfermedad azúcar-dependiente). Por lo tanto, recomendamos una dieta rica en verduras, fruta y fibra, evitando alimentos con altos contenidos de azúcares refinados.

b) Xerostomía (sequedad bucal): se observa en muchos casos alteración de la salivación tanto cuantitativa como cualitativa, más frecuentemente en paciente con DM tipo II. Por eso, es muy importante la ingesta de agua de forma frecuente.

c) Enfermedad periodontal: la evidencia actual refleja que existe una relación bidireccional entre diabetes y periodontitis. Se considera que la diabetes se asocia a una mayor incidencia y progresión de la enfermedad periodontal. A la vez, la periodontitis se asocia al mal control glucémico.

Por este motivo, el paciente diabético tendría que realizar visitas de control frecuentes. El odontólogo facilita las instrucciones de higiene oral para prevenir y evitar la evolución de la Periodontitis. Hay que cepillarse 3 veces al día durante un mínimo de tres minutos. Usar el hilo interdental y cepillo interproximal (si es necesario). Es recomendable hacer uso de un cepillo de dureza mediana.

En los casos donde la enfermedad periodontal está establecida, hay que realizar visitas con la periodicidad que recomiende el odontólogo. En estos casos se realiza una monitorización del estado inicial del paciente y se controla la evolución de la enfermedad periodontal. Para cada paciente, en función de la severidad, se establecen las pautas del tratamiento periodontal, basado generalmente en limpiezas periódicas, o bien, rascados en los casos más avanzados.

d) Aftas: la aparición y la incidencia en pacientes diabéticos es mayor.

e) Candidiasis orales: muchas veces la presencia de cambios atróficos en la lengua de los pacientes diabéticos puede dificultar realizar una buena higiene, facilitando en muchos casos la aparición de hongos. En estos casos se precisa el tratamiento con antifúngicos.

f) Glositis: pueden aparecer alteraciones de las papilas filiformes acompañado de sensación de escozor. Se recomienda evitar alimentos y factores irritantes, como los ácidos o el tabaco.

Desde el Centro de Odontología General queremos incentivar a mantener una buena salud oral. Seguíd las instrucciones de higiene que os facilite vuestro odontólogo de confianza. Aconsejamos que, si observáis sangrado gingival frecuente o cualquiera de las manifestaciones orales llamadas con anterioridad, realicéis una visita de control.

 

Disponible en: Català